¿Qué diferencia al ser humano del resto de los animales?



Respuesta: las fronteras de nuestro linaje. Sin embargo, se trata de una cuestión muy poco relevante.

"Si pertenecemos a la especie humana, no se debe a ninguna cualidad en particular sino a que hemos trazado así las fronteras de nuestro linaje"
Felipe Fernández-Armesto, Breve historia de la humanidad

"Dentro de una serie de formas que sigan una graduación imperceptible desde cierta criatura simiesca hasta el hombre tal como es en la actualidad, sería imposible fijar un punto en el que debiera empezarse a utilizar el término hombre"[...] "Sin embargo, se trata de una cuestión muy poco relevante"
Darwin, El origen del hombre



-Religiosidad en primates no humanos
.

Desde que leí esta entrada de Paleofreak y sobre todo su nota final importante, he buscado referencias sobre el tema. He decidido publicar esta de Fernández-Armesto porque me pareció curiosa, pero invito a abrir al azar cualquiera de sus libros para darse cuenta de los siguiente: después de que el anterior poseedor del título oficioso falleciera, Fernández-Armesto es probablemte hoy, el hombre más listo del mundo. He añadido el "no humanos" al título porque el ser humano es un primate y ya no es descabellado afirmar la religiosodad de los neanthertales.

El modo en que algunas comunidades de chimpancés comparten las piezas se parece a un ritual: los gestos con que reclaman la comida y el orden en que esta se distribuye difieren de los observados cuando las comidas consisten en alimentos recolectados.
"Se parece a un ritual" ¿podría tratarse realmente de un ritual?. Según una reciente lista elaborada por primatologos, "la caza en grupo y el reparto nepotista, las tácticas sociales maquiavélicas, el infanticidio, el sexo para establecesr lazos en lugar de para lograr la reporduccion, y las luchas dentro del grupo" conforman comportamientos, entre otros, que antes se consideraban exclusivos del genero huimano y que ahora también se han detectado en los chimpancés. Tal vez el caso más llamativo de todos los constituya el de la "danza de la lluvia" observado en los chimpancés del Instituto Yerkes. Cuando se avecinan lluvias torrenciales, los chimpancés hembra se reúnen para moverse y pisar de un modo coordinado, suscitando con ello las bromas de sus cuidadores acerca de si actuan así para celebrar la llegada de la lluvia o para auyentarla. Parece la participación deliberada en una práctica mágica (lo cual evidencia cierto sentido de la transcendencia o del poder de la oración, como a menudo se ha atribuido a los animales en el folclore antropomórfico). Cuesta aceptar estas explcaciones, pero resulta igualmente difícil imaginar una mejor.


Felipe Fernández-Armesto, Breve historia de la humanidad